Estrenamos un nuevo porfolio Go Negocio con mayor abundancia de datos y ventajas en las ofertas multilínea
junio 6, 2019
Renueva y estrena móvil este verano con Orange
junio 7, 2019

Los móviles y la red de telecomunicaciones evolucionan a la par

red telecomunicaciones smartphone movil evolucionan

Para que las telecomunicaciones funcionen, tanto emisores como los receptores han de avanzar a la par. Por ello los móviles y la red de telecomunicaciones han evolucionado a la vez, apoyándose el uno al otro hasta alcanzar el nivel de complejidad y eficiencia presentes. Una capaz de actualizar los equipos por software.

red telecomunicaciones smartphone movil evolucionan

Buena parte de nuestra tecnología actual es altamente compleja. Basta abrir cualquier dispositivo para darse cuenta de que su construcción requiere de miles de piezas pequeñas diseñadas con esmero. Y el mismo patrón de sofisticación encontramos en una estación base de telefonía móvil (BTS).

¿Por qué ya hay móviles con 5G?

Lo cierto es que el despliegue de red y los smartphones no siempre trabajan a la misma velocidad. De hecho, suelen avanzar a ritmos diferentes que terminan por complementarse. Como ejemplo más reciente de esto se encuentra la tecnología 5G, presente en buena parte de los móviles del mercado pero no en la red. Al menos no aún, aunque los proyectos piloto ya han arrancado.

De hecho, en España un gran número de hogares conectados mediante FTTH ya disponen de un módem con 5G y de equipos que permiten recepcionar la señal con ese conjunto de protocolos. Y, sin embargo, el sistema de telecomunicaciones sigue emitiendo en 2G, 3G, 4G o 4G+.

smartphone mejora interior despiece evolucion

Lo cierto es que este ritmo y evolución ya lo vimos en tecnologías anteriores. Hace unos años los teléfonos móviles eran capaces de captar la banda de UMTS a 2100 MHz mucho antes de que el despliegue de 3G fuese estable; o la de LTE 800 antes de la llegada del 4G.

Smartphones globales, red local

Esta divergencia se ha hecho aún más acuciada debido a cómo los dispositivos se diseñan en ciclos cortos para un mercado global, mientras que la red de telecomunicaciones crece lentamente a nivel local. Aunque esto no significa que la red no pueda adaptarse a nuevos cambios.

Cada estación de telefonía está formada por dos elementos clave llamados comúnmente “antenas” y “equipos” unidos por un cable coaxial. Tanto las antenas como los equipos presentan cierta modularidad y estos módulos pueden ser intercambiados con cierta facilidad.

Como ejemplo, abajo observamos dos equipos de telefonía muy presentes en el despliegue de Orange en nuestra geografía. Son la RBS 6102 para exteriores (izquierda) y la RBS 6201 para interiores (derecha). Ambas cuentan con slots o ranuras donde encajan las diferentes tarjetas digitales y de radio, así como otros equipos complementarios.

El mismo bastidor que en su día albergó tres tarjetas de radio DCS 1800 (para la tecnología 2G y 2.5G hoy puede tener tarjetas mixtas a 800 Mhz que den lugar al 4G). La operación de actualización por hardware de un emplazamiento es laboriosa pero flexible gracias a la modularidad. Y resulta interesante que, aunque los equipos se adaptan a los móviles, no dependen directamente de ellos.

Esto permite que los smartphones puedan seguir mejorando por su cuenta y aun así recibir señal, y que las estaciones de telefonía hagan lo propio sin que los móviles pierdan su conexión. Y con cada mejora de cada uno de estos elementos, el sistema total evoluciona hacia la siguiente etapa en telecomunicaciones.

Actualizaciones digitales en remoto

Al igual que los dispositivos móviles disponen de actualizaciones digitales de sus aplicaciones o sistemas operativos, la red de telefonía y sus respectivos nodos también disponen de mecanismos similares. De hecho, las estaciones base de telefonía móvil se actualizan constantemente y de varias formas diferentes.

Por ejemplo, la orientación de las antenas dispone de cierto juego en su inclinación (llamada tilt) regulable en remoto. Esto significa que pueden ser dirigidas, dentro de cierto margen, para cubrir zonas. Pero además la virtualización de red permite la instalación en local de aplicaciones de la nube. Así se acerca al usuario parte del servicio para reducir la latencia.

Otro tipo de actualizaciones de estos equipos son las propias mejoras de software para que estos mejoren en eficiencia, sumado a la posibilidad de actualizar un emplazamiento de 4G a 5G que Orange ya está ensayando. Todas estas mejoras sin necesidad de tocar la parte smartphone del sistema, la que todos llevamos en el bolsillo.

Por Marcos Martínez

Imágenes | iStock/Kwangmoozaa, ERICSSON, iStock/Tanaonte