eureka1
Nuestros clientes eligen la mejor oferta con el programa Eureka
marzo 15, 2013
Las TIC, una oportunidad para el crecimiento y el desarrollo sostenible
marzo 19, 2013

Hoy consultar nuestra historia clínica digital, mañana tatuajes electrónicos en nuestra piel.

tatuaje-electronico

tatuaje-electronicoSon varias las comunidades autonómicas que ya han implementado el servicio de consulta online de nuestro historial clínico. Asturias se sumaba a la disponibilidad de este servicio hace unos días. El historial clínico digital, que hasta ahora estaba disponible sólo para el personal médico, ahora estará también a disposición de cada persona.

Obviamente, se trata de información privada que debe estar protegida, el acceso se realiza con un certificado digital, el del DNI electrónico o el de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, un sistema online que permite identificar que tú eres la persona que dices ser.

Este es el presente y ¿el futuro próximo?

La impresión de dispositivos electrónicos en nuestra piel también comienza a ser posible y con ella grandes avances, por ejemplo vinculados a la salud de las personas. Es decir la monitorización y transmisión de información sanitaria al ordenador de nuestro hospital o de nuestro centro de salud correspondiente.

¿Qué os parece si con un pequeño tatuaje en nuestra piel fuera posible controlar nuestro ritmo cardiaco? Realizar un seguimiento médico de personas con determinadas enfermedades que necesitan ser controladas constantemente, o monitorizar un proceso post-operatorio comienza a ser viable.

Electrodos casi invisibles, sensores inalámbricos que transmiten la información y un material que se autodestruye en apenas dos semanas desde su impresión, forman lo que se ha venido en denominar tatuajes electrónicos que se prevé que pueda comenzar a funcionar y a “comercializarse” tal vez en un año.

La electrónica epidérmica, es sin duda un nuevo reto tecnológico y que aportará muchos beneficios. Asegurar la privacidad y la confidencialidad de los datos personales y la seguridad de las transmisiones inalámbricas, también lo es.

La voluntad de las personas para decidir hasta dónde la tecnología le puede beneficiar y hasta dónde puede convertirse en un control total de muchos aspectos de su vida, debería estar por encima de todo. Una vez más hablamos de privacidad.