Orange lanza el servicio Internet Segunda Vivienda para disfrutar de conexión fija también durante las vacaciones
diciembre 5, 2019
Cuando el turismo conoció a la tecnología
diciembre 5, 2019

Las numerosas aplicaciones de la biotecnología, la ciencia no tan del futuro

La biotecnología se aplica a muchos sectores económicos

En biotecnología, se aplican procesos tecnológicos a los seres vivos para crear e implementar servicios útiles para el hombre.

La biotecnología se aplica a muchos sectores económicos

O si buscamos una definición más técnica, tenemos lo que Naciones Unidas estableció en 1992 en el Convenio sobre Diversidad Biológica: “La biotecnología es toda aplicación tecnológica que utilice sistemas biológicos y organismos vivos o sus derivados para la creación o modificación de productos o procesos para usos específicos.”

Una pequeña introducción

Aunque el término lo acuñó por primera vez Kárloy Ereki en su obra ‘Biotecnología en la producción cárnica y láctea de una gran explotación agropecuaria’, de 1919, esta disciplina es tan antigua como la evolución del hombre. Los procesos de fermentación de alimentos como el vino, el queso o la cerveza lo demuestran.

Pero el descubrimiento del ADN cambió su formulación para siempre. Todos los seres vivos compartimos los mismos compuestos de ADN, solo varía la cantidad de nucleótidos presentes en nuestras células. El desarrollo de la ingeniería genética permite que podamos insertar un fragmento de ADN de un organismo en el genoma de otro y transformarlo en algo completamente diferente.

Según el informe Asebio (Asociación Española de Bioempresas), en nuestro país existen 713 empresas dedicadas a la biotecnología. Y su aportación al PIB se sitúa en 7.000 millones de euros.

Biotecnología agrícola

La llamada biotecnología verde. La agricultura es uno de los sectores en los que más se están incorporando procesos biotecnológicos.

En 2013, se plantó por primera vez un maíz transformado genéticamente para soportar grandes periodos de sequía. Con el cambio climático, la falta de agua es uno de los problemas más graves para los agricultores. Desde 2018, se trabaja de manera internacional en la iniciativa WEMA (maíz eficiente en agua para África), para llevar este tipo de cultivo a un continente en el que 300 millones de personas tienen este producto como base de su alimentación.

Las plagas son otro de los problemas más graves de la agricultura. Para paliarlas, tenemos avances como la transferencia de los codificadores de proteínas de la bacteria Bacillus thuringiensis a los cultivos. De esta manera, las plantas se autoprotegen de los ataques de insectos.

Otras aplicaciones son la mejora de los nutrientes en los cultivos, la resistencia a hongos y bacterias o la fortaleza ante eventos climatológicos como heladas.

Biotecnología en la salud

Solo en Estados Unidos, la biotecnología roja, o aplicada a la medicina, generó ingresos de más de 67.000 millones de dólares en 2017. Algunas de las aplicaciones médicas de la biotecnología, a lo largo de la historia, han sido el desarrollo de antibióticos, la producción de vacunas o de fármacos como la insulina.

Cada vez se habla más de las terapias génicas. La medicina personalizada, atendiendo a las características de cada paciente, ha mejorado los tratamientos de enfermedades como el cáncer. La patología molecular permite, por ejemplo, tratar los tumores estudiando las alteraciones genéticas de las células que han enfermado y no la morfología del tumor como hacía la anatomía patológica.

Existen más de 4.000 enfermedades hereditarias que podrían beneficiarse de estos tratamientos. Algunas son la hemofilia, la fibrosis quística, la distrofia muscular, la diabetes, los trastornos neurodegenerativos y los cardíacos, la infertilidad o la arterosclerosis.

Biotecnología en el medioambiente

Biología molecular para mejorar nuestros entornos naturales. Una de sus aplicaciones es la biorremediación. Se trata de utilizar microorganismos para eliminar sustancias contaminantes tanto de suelos como de fuentes de agua. Recientemente, la UAB (Universitat Autònoma de Barcelona) ha puesto en marcha un proyecto para limpiar un acuífero contaminado de percloroetileno (proveniente de disolventes y desengrasantes). Para ello, se usan bacterias dehalorespiratorias presentes en el agua. Son bacterias capaces de transformar los compuestos tóxicos en no tóxicos. En este caso, en eteno.

Otros de los sistemas que se estudian en la biotecnología gris son los biofiltros o filtros biológicos. Hablamos de dispositivos que eliminan las sustancias contaminantes mediante corrientes de aire o de agua. Se emplean tanto para limpiar aguas como para tratar gases. El Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) está subvencionando un proyecto en Murcia a través del que residuos agroalimentarios descontaminan aguas residuales eliminando compuestos orgánicos e inorgánicos.

Biotecnología industrial

La biotecnología blanca es la que afecta a los procesos industriales. Su objetivo es mejorar la producción, crear productos biodegradables y reducir la contaminación y el impacto ambiental utilizando menos energía.

La generación de biocombustibles es un ejemplo. Son combustibles provenientes de la biomasa de compuestos orgánicos como el azúcar o el maíz. Contribuyen a eliminar el CO2 que los vehículos y motores emiten a la atmósfera.

La industria textil, la segunda más contaminante del mundo, según datos de Greenpeace, también comienza a aplicar la biotecnología tanto en sus procesos como en la obtención de nuevos materiales. Lipoenzym es un proyecto de Ivace (Instituto Valenciano de la Competitividad Empresarial) para usar enzimas, liposomas, plasma y colorantes naturales en el tintado de los tejidos. Y conseguir que sea menos contaminante y más económico.

Algunos riesgos

Biotecnología aplicada a las plantas
  • Polinización cruzada. El polen de los cultivos genéticamente tratados puede viajar hasta plantas que no hayan sido modificadas. Así, la maleza podría volverse más resistente y agresiva para el ecosistema.
  • Pérdida de biodiversidad. La amplia variedad de cultivos se puede ver sustituida por los productos que han sido tratados en laboratorios y han demostrado su eficacia y productividad.
  • Alergias. La modificaciones genéticas pueden introducir alérgenos en productos que antes no los tenían.
  • Enfermedades. Existe posibilidad de que un organismo transfiera toxinas a otros o de que los virus modificados escapen del control sanitario y lleguen a la población.
  • Competitividad. Los agricultores con menor capacidad económica para adquirir productos biotecnológicos no podrán competir contra las grandes industrias.

Por Noelia Martínez

Imágenes | Photo by Louis Reed, chuttersnap on Unsplash