cómo saber si una web es segura
¿Es esta web segura? Te enseñamos a adivinarlo
septiembre 5, 2019
Así será tu vida gracias al IoT y la IA
septiembre 6, 2019

¿Cuál es el impacto ambiental de lo digital?

impacto ambiental de lo digital

Como toda actividad humana, la tecnología digital tiene su propia huella ambiental. El aprendizaje automático, la tecnología de blockchain, las operaciones en la nube, las búsquedas en internet o las redes de comunicaciones también aportan CO2 o CO2eq.

impacto ambiental de lo digital

Por ello se han de lograr altas cotas de eficiencia de cara al futuro, algo en lo que se lleva tiempo trabajando en sistemas digitales. Desde servidores de menor consumo a máquinas virtuales y robots digitales que consumen menos energía para realizar el mismo trabajo.

Inteligencias artificiales que consumen energía

Según un estudio de la Universidad de Amherst (Massachusetts, Estados Unidos), la huella ecológica de entrenar a una inteligencia artificial es elevada. La energía requerida para un modelo de procesamiento del lenguaje natural (PLN) puede llegar a consumir unas 284 tCO2eq. Es lo que contaminan 47 españoles al año.

Esto no significa que emitan todo ese CO2. Se trata de una aproximación por el consumo energético de los servidores donde se procesan las imágenes para aprendizaje profundo o donde se analizan patrones. Por suerte, un estudio de investigadores del MIT descubrió  que podemos simplificar las redes neuronales.

A esta reducción próxima del consumo durante el entrenamiento de las IA podemos añadir que, una vez construidas, operarlas apenas exige recursos. Pensemos en varios ejemplos.

En el primero, una inteligencia artificial traduce entre dos idiomas. Aunque entrenarla tenga una enorme huella de CO2, su aporte a la humanidad puede ser inmenso, y el coste de un traductor sería aún más elevado.

En el segundo, se entrena una IA para que conduzca vehículos por sí misma. El coste en CO2 ha sido inmenso, pero a partir de ahora todos los vehículos conducirán de la forma más eficiente posible, para siempre y sin accidentes. Podemos ver ahora este coste atmosférico como una inversión que evita emisiones futuras.

Manejar dinero virtual también consume energía

impacto ambiental de lo digital telecomunicaciones

Cada operación bancaria necesita energía eléctrica para hacerse realidad. De hecho, hace unos años, las fintech con acceso a las cuentas de sus usuarios (como Fintonic) chocaron frontalmente con los bancos. Las ‘arañas’ de estas apps (robots virtuales que se pasean por los datos para extraer información) generan un coste notable a los bancos al consultar las cuentas cada pocos minutos.

Un coste similar lo vemos en dinero no fiat (no respaldado por bancos centrales) como el bitcóin. En 2018 dos investigadores cuantificaron el coste del minado de criptomonedas y dedujeron que era más alto que acuñar moneda física fiat (como el euro, el dólar o la libra esterlina).

En 2019 se estableció un nuevo récord: el bitcóin consume energía como toda la ciudad de Las Vegas, según Joule. Aunque de nuevo hemos de mirar estos datos con suspicacia y visión de futuro.

Si bien es cierto que el gasto energético es elevado, las apps de banca ayudan a muchas personas a hacer un mejor uso de su dinero; y los procesos basados en blockchain (bitcóin los usa, pero cada vez están más integrados en diferentes procesos de verificación) pueden parecer costosos pero aportan un nivel de fiabilidad cuya aplicación con métodos tradicionales tendría un impacto aún mayor.

¿Qué impacto tienen las telecomunicaciones?

Las telecomunicaciones también son un servicio digital con su propia huella de carbono. Aunque es muy baja comparada con otros sectores de actividad como la producción o la movilidad, telcos como Orange buscan reducir su impacto en cada proceso. En 2018 ahorró 633 millones de toneladas de CO2 en sus servicios por todo el planeta.

Según algunas estimaciones, las tecnologías de comunicación supondrán el 2% de todas las emisiones mundiales hacia 2030. Así se desprende de un ensayo corto que marca la hoja de ruta de las telecos. Las emisiones en este sector son tan bajas (relativamente) que ni siquiera aparecen en las representaciones visuales de los estudios del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático).

impacto telecomunicaciones IPCC

Sin embargo, las telecomunicaciones aportan enormes beneficios a la humanidad. Sin ir más lejos, la consulta de todos estos estudios que mencionamos es una de ellas. Nunca antes hemos tenido acceso a tanta información contrastada. El poder hablar con nuestros seres queridos estén donde estén es otra.

En líneas generales el impacto en CO2eq de los negocios digitales es tan bajo que las empresas más ‘rentables’ en términos de tCO2eq/M€ son aquellas que trabajan con servidores y servicios. En otras palabras, por cada euro generado emiten muy pocas emisiones, y bajando según aumenta la eficiencia.

Por Marcos Martínez

Imágenes | iStock/Rost-9D, iStock/jm1366, Gob. del Principado de Asturias