alternativas a word gratis
¿Necesitas usar Word? Te damos unas alternativas gratuitas
octubre 8, 2019
Machine learning, máquinas que aprenden solas
‘Machine learning’, cuando las máquinas aprendieron a aprender
octubre 9, 2019

Códigos QR: para qué sirven y herramientas para crearlos

Seguramente los hayas visto en etiquetas de ropa o envases alimentarios. En los almacenes es usado para llevar un control de estocaje y sincronizar el stock de la tienda física con el de la tienda virtual.

También en las cajas de algunos juguetes, tatuajes temporales codificados con V-Card, en las entradas de cine, en algunos enlaces dentro de tu smartphone e incluso dentro de videojuegos, ya que pueden ser generados por cualquier usuario y empresa mediante las herramientas adecuadas.

Una forma de conectar mundo físico y virtual cada vez más frecuente dentro del mundo del marketing y la publicidad, con marquesinas que enlazan a pequeños vídeos en realidad aumentada para ser ejecutados desde nuestro móvil. Generar un código QR es tan sencillo como tener una de las muchísimas aplicaciones para hacerlo. Pero, antes, un poco de historia.

Qué es un código QR

25 años de solera. La evolución del código de barras de toda la vida. Eso es un código QR, siglas del inglés “quick response”, es decir, de respuesta rápida. Su fabricante, la compañía japonesa Denso Wave, subsidiaria del Grupo Toyota, los creó en 1994 con el fin de generar un sistema de lectura más rápido y concentrado que los citados códigos de barras.

También los llaman “bidi” por ser códigos bidimensionales y estar compuestos por una matriz de píxeles, de puntos con forma cuadrada. Esta es su fortaleza: su capacidad de almacenar un montón de caracteres en un minúsculo cuadrado, hasta 7089 caracteres numéricos, 4296 alfanuméricos o 2953 binarios.

Esta fortaleza es también una debilidad. Los códigos QR suelen redirigir a una URL —con datos, como la fecha de un evento o un vuelo—, incluso a un repositorio para descargar archivos como un PDF o imagen, pero a veces son usados para redirigir a un virus, para llevarnos a un instalable infectado.

Durante años, la única forma de leerlos era mediante una aplicación destinada a ello. Poco después, los sistemas operativos Android e iOS incluyeron esta opción en la propia cámara del teléfono y, a día de hoy, son compatibles con cualquier smartphone. Para leerlos solo hay que abrir la app de Cámara, apuntar bien y al segundo aparecerá la URL a la que redireccionará.

Cómo generar un código QR mediante app

La primera opción, y la más sencilla, podemos encontrarla desde la web codigos-qr. Un mensaje, un número de teléfono, un correo electrónico, texto plano, una tarjeta de usuario, una geolocalización, un evento o una contraseña WiFi (estos últimos, exclusivos para Android). Estas son algunas de las muchas opciones que podemos generar; ahí es nada.

En cuanto al formato, podemos utilizar cinco tipologías, desde muy pequeño hasta muy grande ,y una URL asociada. También se puede generar un QR con una URL más simple utilizando algún acortador, como bit.ly.

Algo más completa y con API de soporte es qr-code-generator, una web que también genera enlaces directamente a tiendas o archivos alojados en webs, y que sirve para generar un QR en todo tipo de productos, como revistas, carteles de venta, panfletos publicitarios, envases de alimentos e incluso premios para usuarios.

Personalización total

Si lo que necesitamos es un código QR algo más personalizado, la web Unitag ofrece distintas opciones de color y posición de los ojos. ¿Qué son los ojos? Pues uno de los tres cuadraditos exteriores e interiores que enmarcan el propio código QR. Habrás visto que, de manera frecuente, los códigos cuentan con tres de estos cuadrados, excepto en la esquina inferior derecha.

Con esta app puedes modificar el formato (de tipo diamante, redondeado, simple o con forma de estrella) e incluso el color. Como puedes ver desde la propia web, también tenemos la opción de modificar el color de la plantilla o insertar un logo en el centro del QR. Con la ventaja, además, de que estos códigos no caducarán, se mantendrán activos y funcionales debido a que Unitag utiliza su propio motor de generación.

En esta misma línea, también podemos apostar por Kaywa o Qrstuff. Ambas son dos alternativas similares, igual de funcionales y proveedoras de clientes como Nestlé, H&M e incluso productoras de cine. Si, por ejemplo, quieres insertar un código QR dentro de una web, tan solo tendrás que enlazar la URL e insertar la imagen en JPG o PNG del QR generado. Y ya lo tenemos. Podemos generar una imagen de hasta 3.000 píxeles de ancho y 72 ppp, 150 ppp o 300 ppp en ráster (en los formatos PNG, JPG o GIF, o los vectoriales EPS, SVG o PDF).

Como ves, crear un código QR es muy sencillo, además de una útil herramienta para pequeños negocios o grandes soluciones empresariales, siempre con la meta de la creación original: agilizar la comunicación.

Por Israel Fernández

Imágenes | Unsplash