¡Los 3 mejores productos para estar en forma!
febrero 16, 2018
Concienciar sobre el Sharenting, nueva iniciativa de #Porunusolovedelatecnología
febrero 19, 2018

¿Qué sabes sobre latencia? 12 conceptos para dominar tu conexión a Internet

La fibra es la conexión por excelencia a la hora de acceder a Internet en la modalidad de banda ancha. Ofrece unas velocidades de conexión muy altas, con una gestión de la instalación sumamente fácil a día de hoy, gracias a las herramientas desarrolladas para el manejo y manipulación de la fibra óptica.

La evolución de las conexiones de Internet ha ido de la mano de la evolución de los cables que han ido llegando hasta nuestras casas. Primero, el cable de teléfono tradicional, el par de cobre. Sobre él se ofrecían las conexiones de módem, en las que teníamos que tener uno de estos dispositivos instalados en el ordenador.

Después llegó ADSL, donde ya se necesitaba un router pero que seguía usando el par de cobre tradicional. Posteriormente se desarrolló el cable coaxial, básicamente un cable de red basado en cobre pero con un aislamiento y propiedades de transmisión mucho mejores que las del cable de teléfono normal. Y, por último, tenemos la fibra óptica, un cable construido con silicio, del grosor de un cabello, por el que circulan pulsos de luz de muy alta frecuencia para ofrecer velocidades mucho más elevadas que con los cables de cobre.

Conceptos básicos

Para entender un poco mejor nuestra conexión de Internet, podemos hacer un recorrido por algunos parámetros y conceptos asociados a una conexión de fibra óptica. Orange, concretamente, ha conseguido ofrecer una solución completa alrededor de sus tecnologías y servicios.

No olvidemos que, sobre la fibra, esta operadoraofrece algo más que una conexión de Internet. También comercializa servicios de telefonía IP o televisión, que están configurados sobre la conexión de datos a través de diferentes opciones del router LiveBox que se entrega a los usuarios al contratar el servicio.

Fibra óptica

Puede parecer trivial, pero en algunos casos se habla indistintamente de fibra y de cable, cuando se trata de tecnologías muy diferentes. El cable (coaxial) necesita adaptar su codificación a las limitaciones del cable de cobre, como las interferencias electromagnéticas o las pérdidas de señal con la distancia. La fibra óptica es más robusta y menos sensible a interferencias, y aguanta incluso kilómetros sin necesidad de repetidores.

El cable permite velocidades de hasta 10 Gbps de bajada y 1 Gbps de subida en condiciones ideales y a repartir en el mismo árbol de distribución (compartiendo el ancho de banda con otros usuarios que estén “enganchados” al mismo nodo). En la fibra óptica, cada cable llega a un usuario. En fibra, Orange está desplegando con la tecnología G-PON (proporciona 2,5 Gbps de bajada y 1,25 Gbps de subida) y XG-PON (10 Gbps de bajada y 2,5 de subida). Y además está trabajando ya en TWDM-PON, que llegará a los 40 Gbps, por lo que las posibilidades de la fibra son prácticamente ilimitadas.

FTTH

O Fiber To The Home. Es como se denomina al despliegue de la fibra para llegar hasta los hogares. Los despliegues de cable se realizan a través de las redes de alcantarillado o similares que se encuentran bajo las aceras o las calzadas, con nodos de distribución desde donde salen los cables de fibra que irán a las diferentes casas a través de splitters o divisores, que son las cajas negras que vemos en las paredes de los edificios, que a su vez provienen de los splitters que hay bajo las aceras en los registros.

La fibra llega hasta dentro de casa, concretamente hasta el ONT, del que hablaremos más adelante. Aunque es un cable delicado, con el tiempo se ha conseguido que sea fácil de manejar y que no se rompa fácilmente.

ONT

El cable de fibra llega hasta el hogar y se conecta al llamado ONT u Optical Network Terminal (terminal de red óptica). El ONT es el que se encarga de convertir los pulsos de luz en paquetes de red “entendibles” por el router.

En los últimos modelos de routers de Orange,  como los Livebox Fibra, el ONT está integrado dentro del router y no hace falta tener uno dedicado.

Router LiveBox

El router es el centro neurálgico de la conexión de Internet. A él llega la conexión de red, tras haber pasado por el ONT, y desde el router se distribuye a los equipos de la red que hayamos conectado, tanto por cable como por WiFi. En algunos modelos, como el Livebox Fibra el ONT está integrado en el router.

Hay que tener en cuenta que el router LiveBox está configurado también para ofrecer servicios de telefonía de voz IP y de televisión. La voz funciona a través de servicios IP. Es decir, Orange gestiona tu número de teléfono de la red fija en sus instalaciones, y usa pasarelas de voz IP entre sus instalaciones y tu router, de modo que no necesites realmente un teléfono para hablar. Con una app en el móvil conectado a este dispositivo, puedes hacer que el móvil sea también tu fijo.

La televisión también funciona a través de la red de Orange. Los contenidos de vídeo son digitales y llegan al descodificador a través del router. Este gestiona los distintos tipos de datos usando diferentes redes LAN Virtuales o VLANs.

LAN Virtual o VLAN

Si usas un router que no sea de Orange, tendrás que definir las opciones de televisión y datos. Se trata de configurar en el router alternativo las redes VLAN correspondientes. Los servicios de telefonía fija no podremos usarlos en un router que no sea de Orange.

No todos los routers son compatibles con este tipo de configuración. Concretamente tiene que ser compatible con el 802.1Q y preferiblemente con triple VLAN. De todos modos, recuerda que no podrás usar la telefonía fija si usas un router alternativo. En los routers LiveBox, por su puesto, no tendrás que preocuparte por este tipo de configuración. Solo tienes que conectar y listo.

Latencia

La latencia es un parámetro de gran relevancia para caracterizar una red de banda ancha. La latencia es el tiempo que tardan los paquetes de datos que circulan en la red en ir de nuestro ordenador, consola, móvil o el dispositivo que estemos usando, al servidor de Internet donde nos estemos conectando para jugar, ver una película, escuchar música o mandar un correo, por ejemplo.

Este tiempo, idealmente, tendría que ser cero, aunque en la práctica se mide en milisegundos. Con tecnologías como ADSL era de incluso centenares de milisegundos. Con fibra, se obtienen latencias del orden de los 4 ms o menores. Con 4G, la latencia es de unos 20 ms; y con 5G, se necesita que esté por debajo de 1 ms.

La latencia es de gran importancia para los aficionados a los eSports, por ejemplo, donde se juega contra oponentes que pueden estar al otro lado del mundo. Si la latencia es alta, puede suceder que entre tanto el servidor haya recibido la orden de disparar, la orden de movimiento del contrincante haya llegado antes, con lo que fallaremos.

Puedes medir la latencia y la velocidad con programas o apps como Speedtest.

Conexión simétrica

Las conexiones de Internet ADSL o cable suelen tener velocidades diferentes de subida y de bajada. Las limitaciones de transmisión de los cables hacen que los datos generados por los equipos en casa no tengan tanta robustez como los enviados desde los equipos del operador de red. Así, la velocidad con la que subes datos a Internet desde el ordenador o el móvil, tradicionalmente, ha sido menor que la velocidad con la que “bajas” contenidos.

Ahora bien, en la actualidad, gracias a las tecnologías de fibra óptica, es normal que subas más de lo que bajas. Sincronizas contenidos con la nube, envías fotos, documentos, vídeos, los “subes” a YouTube, etcétera. Y eso lo hacen todos los integrantes de un hogar. Las conexiones simétricas donde se tiene tanta velocidad para descargar como para cargar son esenciales para desarrollar una actividad ágil en Internet.

Llamadas WiFi

Si no hay cobertura de telefonía móvil cuando estamos en un local interior o un sótano, por ejemplo, pero tenemos WiFi, el servicio de llamadas WiFi permite hacer y recibir llamadas aunque la cobertura de la red GSM no esté disponible.

Es un servicio único de Orange en España y funciona en aquellos terminales que sean compatibles con esta tecnología, sin necesidad de descargar app alguna. Es un servicio gratuito y no necesita que la red WiFi sea de Orange para funcionar.

Ancho de banda

El ancho de banda es la velocidad de la conexión medida en Mbps o Mega bits por segundo. Es importante no confundirlo con Megabytes. Si tenemos una conexión de 300 Mbps, en la práctica eso se traduce, teniendo en cuenta que 8 bits son un byte, en unos 40 MB por segundo. Es decir, un DVD de los de antes tardaría unos pocos segundos en transferirse.

Orange tiene ya modalidades de 1 Gbps de ancho de banda simétrico, lo cual da una idea de la rapidez con la que se avanza en las comunicaciones de Internet.

IP pública dinámica

Las direcciones IP son el identificador que tienen los equipos conectados a la red. En una red doméstica, el router es el que tiene una IP visible de cara al exterior. La llamada IP Pública. Además, es una IP dinámica que cambia cada cierto tiempo. De este modo, los proveedores no necesitan tener una IP para cada usuario.

Las direcciones IP dentro de la red doméstica son invisibles de cara al exterior. El router es el que sabe que, por ejemplo, la tele quiere conectarse a Netflix. El router, entonces, envía la petición en nombre de la tele, pero con la dirección IP pública del router. Es decir, los equipos de la red local no tienen conexión directa con Internet: todo el tráfico pasa por el router.

El router puede configurarse para definir que un equipo esté conectado directamente a Internet haciendo que el router sea casi “transparente”. Es lo que se llama DMZ o zona desmilitarizada. Eso sí, el tráfico hacia ese equipo no está protegido por el cortafuegos del router, sin ir más lejos.

Hasta aquí algunos conceptos básicos sobre las conexiones de banda ancha de Orange, así como sus servicios y aplicaciones. No solo se trata de una conexión de Internet. Hay otros elementos que “circulan” sobre las redes de comunicaciones usando el mismo cable de fibra óptica para todos ellos.

IPv6

IPv6 es la abreviatura de “Versión 6 del Protocolo de Internet”, la última generación que se ha diseñada para sustituir al actual: la Versión 4 del Protocolo de Internet.

Para poder comunicarse a través de Internet, los ordenadores y otros dispositivos deben tener direcciones de emisor y receptor, origen y destino. Estas direcciones numéricas son conocidas como direcciones del Protocolo de Internet o direcciones IP. A medida que Internet y el número de personas que lo utilizan crecen exponencialmente, aumenta también la necesidad de tener más direcciones IP.

IPv6 permite que un mayor número de usuarios y dispositivos se comuniquen a través de Internet utilizando números de mayor tamaño para crear direcciones IP. En el protocolo IPv4, cada dirección IP se compone de 32 bits, dígitos podríamos decir, lo que permite disponer de 4.300 millones de direcciones únicas. Esta cifra, que a priori parece muy elevada, se ha quedado corta ante el crecimiento del uso de internet y resulta ahora mismo muy difícil la asignación de nuevas direcciones IP a los nuevos dispositivos que se conectan. En comparación, las direcciones IPv6 se componen de 128 bits, lo que permite la existencia de aproximadamente 340 billones de direcciones.

Orange es pionero en el despliegue del nuevo estándar de internet IPv6, que permite que cada dispositivo del hogar tenga su propia dirección IP pública, preparando las condiciones para el futuro despliegue masivo del Internet de las Cosas (IoT).

Mobile Connect

Las contraseñas han sido tradicionalmente un problema de cara a autenticarse en páginas web o servicios. Mobile Connect es un estándar impulsado por la GSMA en el que la autenticación se realiza a través de nuestro dispositivo móvil siempre y cuando nuestro operador de telefonía móvil haya integrado esta tecnología en sus sistemas. Cuando entramos en una web, un servicio o app que haya integrado la autenticación con Mobile Connect como opción, no tendremos que recordar contraseña alguna para acceder.

Introduciendo el número de móvil, se enviará un mensaje de confirmación de la identidad de modo que podamos acceder al portal o servicio sin usar un contraseña al uso. Orange también fue pionera en la integración de esta tecnología, de modo que sus usuarios puedan aprovechar las ventajas de Mobile Connect.

Fotos | iStock