Alta velocidad en tu móvil en más líneas AVE
enero 8, 2020
Cómo aumentar el almacenamiento de tu móvil
enero 10, 2020

Quiero tener mi hogar conectado: ¿por dónde empiezo?

Casas inteligentes. Hasta hace unos años, esto parecía una premisa de ciencia ficción. Pero, en la actualidad, el desarrollo de la domótica nos está llevando a un auténtico hogar conectado.

Ecosistemas para un hogar conectado

Según cifras de la consultora Juniper Research, en 2020 habrá 20 millones de hogares conectados en todo el mundo. Solo en Europa, se espera que en esa fecha el 13% de las casas ya sea inteligente.

Si tú también quieres un hogar conectado, no te pierdas nuestra guía para introducirte en el mundo de la domótica.

Conexión a internet para tu hogar conectado

Lo primero es saber si nuestra conexión a internet es lo suficientemente potente. En la actualidad, la mayoría de los hogares ya tenemos conectados el ordenador, un par de tablets, varios smartphones, quizá una smart TV o una videoconsola… Si en el futuro queremos más opciones, como enchufes, bombillas o incluso un sistema de videovigilancia, tendremos que considerar cuántos Mbps necesitaremos.

Según algunas estimaciones, si tenemos 5 equipos conectados, necesitamos alrededor de 10 Mbps. Por lo que si queremos conectar 10 equipos, los Mbps han de multiplicarse por dos, hasta alcanzar los 20 Mbps. Siguiendo esta regla , con 25 equipos, necesitaríamos una conexión de 50 Mbps.

La velocidad de internet es clave en un hogar conectado

Pero, en realidad, esto es solo una valoración general. Pues, como sabemos, la velocidad a la que funcionan nuestros equipos depende también de otras cuestiones. Por ejemplo, del uso que le demos. No es lo mismo tener 10 equipos conectados y utilizar un par de ellos a la vez que hacer uso de esos 10 equipos de forma simultánea. De igual manera, no supone el mismo rendimiento tener cinco equipos conectados visitando una web que tener a uno de ellos reproduciendo una película y a otro ejecutando un videojuego.

Además, también tenemos que tener en cuenta qué equipos están conectados al router por cable y cuántos funcionan por wifi. Así como el lugar de la casa en que es más interesante tener ubicado ese router, para que la señal llegue por igual a todos los equipos conectados.

Por todo esto, es interesante tener en cuenta productos como los de Orange que, con sus tarifas Love, permite que creamos una tarifa a nuestra medida, según lo que más convenga a nuestro hogar conectado. Orange ofrece 100 Mgbs de fibra simétrica más una o dos líneas de móvil con diferentes GB. Además, tenemos la opción de incorporar Netflix, paquetes de cine y series y el mejor fútbol.

¿Qué ecosistema me conviene?

Existe una intensa carrera tecnológica entre las diferentes marcas por alzarse por el control de la domótica. Trabajan por ofrecer cada vez más opciones y los precios del hardware han bajado en los últimos años. La desventaja es que los dispositivos son incompatibles entre ellos. Por lo que hemos de meditar, desde que comenzamos a diseñar nuestro hogar conectado, con qué marca vamos a trabajar. Además, estas empresas se abren a terceros fabricantes para poder ampliar su catálogo sin depender únicamente de su trabajo.

Google Home

Google Home es la plataforma para hogar conectado de Google. Funciona a través de un altavoz inteligente con el que podemos comunicarnos con el Asistente de Google, el asistente de voz capaz de convertirse en el centro de control para el resto de objetos conectados de la casa.

En enero de este año, Google anunciaba que ya había 1.000 millones de dispositivos conectados con el Asistente de Google en todo el mundo, por lo que es una de la opciones más populares.

Si tienes un móvil o tablet que utiliza Android puedes usar directamente este asistente, que funciona en más de 20 idiomas diferentes (y subiendo). Otra de sus ventajas es que ya es compatible con más de 5.000 dispositivos conectados.

Amazon y Alexa

Alexa es el asistente virtual de Amazon. Nació en 2014 con los altavoces Echo. En enero de 2019, Amazon afirmaba que ya se habían vendido 100 millones de dispositivos que incluyen este asistente. Para crear un ecosistema con Alexa, primero hemos de comprar unos altavoces de Amazon (no tienen por qué ser Echo).

Una de las mayores pegas de Alexa es el idioma. Si no majemos correctamente el inglés, puede que haya órdenes precisas que no acabe de entender.

Apple Homekit

Apple tiene una gran base de usuarios que no solo son clientes, sino auténticos adeptos a la marca. Por ello, se entiende que haya lanzado su propia plataforma para el hogar conectado, Homekit.

Homekit es también una aplicación para controlar estos dispositivos desde un solo aparato, como nuestro iPhone. Además, podemos dar órdenes con la voz gracias a Siri, el asistente de Apple.

¿Qué puedo conectar?

Cada vez existen más dispositivos para que nuestra casa sea un hogar conectado.

Orange es una de las marcas que trabaja con el Asistente de Google. Sus nuevos packs Smart Home son un ejemplo. Se trata de cuatro paquetes que incluyen todos los dispositivos necesarios para poner sus prestaciones en marcha: un Google Mini y cada uno de los objetos inteligentes. Y todo  desde 2,5€ al mes durante 24 meses.

Tenemos el Pack Enchufe inteligente, que puede apagarse, encenderse y programarse usando solo la voz; el Pack Control de luces, que incluye un enchufe inteligente y dos bombillas para personalizar la luz de nuestro hogar conectado; también podemos escoger el Pack Video vigilancia con una cámara que nos muestra en todo momento lo que sucede en la habitación, y el Pack Video vigilancia TV, para poder controlar tu casa pero también dar órdenes a tu televisión mediante voz.

En el mercado existen pequeños electrodomésticos conectados, como robots de cocina que nos indican la receta paso a paso o cafeteras que pueden programarse para prepararnos el desayuno a determinada hora. Pero también sofisticadas cerraduras inteligentes, que pueden abrir la puerta de nuestra casa a distancia o saber a quién dar acceso con permisos temporales. Pasando por objetos tan curiosos como el retrete Kohler Numi 2.0, con el que no solo podemos charlar con el asistente de voz mientras hacemos nuestras necesidades, sino que dispone de calefacción, agua y aire.

Seguridad, el gran reto

Todos esos objetos conectados que tanto nos fascinan tienen un reverso negativo. ¿Qué pasará si alguien es capaz de hackear nuestro sistema informático? Nuestra seguridad estaría en riesgo si alguien consiguiese entrar en nuestra casa, pero también acceder a datos personales que compartimos con los sistemas de domótica.

Las compañías aseguradoras ya están trabajando en el que saben que será el gran desafío del futuro. Al igual que ya se está protegiendo la banca digital o los datos médicos informatizados, el hogar conectado será uno de los principales focos de riesgo. De momento, como usuarios, debemos responsabilizarnos de nuestras acciones y hacer un uso consciente de la tecnología.

Por Noelia Martínez

Imágenes | Photo by Carlos Muza, Thomas Kolnowski on Unsplash