Colaboramos con el primer laboratorio abierto de 5G a escala europea, con escenario en Cataluña
julio 23, 2019
aumentar y mejorar el sonido del móvil
Cómo aumentar y mejorar el sonido del móvil
julio 24, 2019

Más cosas que personas

Hubo un momento en que todas las direcciones de internet cabían en un directorio en papel. En sus inicios, la red apenas unía unos pocos ordenadores locales. Luego, varias universidades e instalaciones. Hoy la red FTTH llega con fibra óptica a cada domicilio, y ya hay más cosas conectadas que personas.

Si dejamos de lado los ordenadores personales y teléfonos inteligentes y nos centramos en los objetos con chips, se estima que hacia 2017 o 2018 su número creció por encima del número de personas. En 2018 ya tocábamos a 1,3 objetos del IoT por persona. ¿Hay ancho de banda para toda esta información?

Hoy todo lleva un ordenador integrado

Los cascos bluetooth son un ordenador. Limitado, pequeño, nada flexible y con una capacidad básica, pero un ordenador. Lo mismo le ocurre a la aspiradora robotizada, al lavavajillas programable, al termostato inteligente, a la máquina de clima con conexión wifi, al teléfono móvil e incluso al vehículo que nos lleva al trabajo. Todos los vehículos tendrán una SIM por la normativa sobre eCall.

Los objetos ya no son meros objetos, sino un ordenador conectado que hace la función de estos. El cepillo de dientes es un ordenador que limpia. El panel de las motos de motosharing es un ordenador para controlar el vehículo. Los semáforos son un ordenador con luces para controlar el tráfico, generalmente a distancia. Pronto hasta las plantas tendrán su propio ordenador sensorizado.

¿Cuántos dispositivos conectados hay en el mundo?

mas cosas que personas dispositivos iot

Según el informe ‘IoT Report’, de la consultora Business Insider, en 2018 había 10.000 millones de dispositivos conectados. La tendencia está clara: seguiremos poniendo ordenadores en todos nuestros objetos (ropa, mobiliario, aceras, vegetación…). Es por ello que consultoras como Gartner cifran en 11.000 millones los dispositivos para 2019 y 20.400 para 2020.

Estos estudios se alinean con otros como el de la consultora Transparency Market Research (25.000 millones para 2021) o los 64.000 millones de objetos del IoT que Business Insider estima que tendremos hacia 2025. Aunque hay divergencias, todas apuntan a un crecimiento exponencial.

Algunas estimaciones valoran incluso 50.000 millones para 2022 (Juniper Research). Esta última cuenta incluye también todo tipo de terminales móviles, dispositivos como ordenadores y a toda la industria. Cada vez es más frecuente el uso de robots industriales, y estos suelen estar conectados a la red.

Más objetos conectados, más datos

Si el número de objetos conectados aumenta, también lo hacen los datos que estos envían, y no de forma lineal. Dos objetos pueden enviarse información por un canal (2 objetos -1 canal), con tres objetos hay tres canales de comunicación posibles (3-3) pero con cuatro ya hay ocho (4-8). No es difícil extrapolar una tendencia en la que personas, dispositivos, locales e incluso redes eléctricas compartirán datos, y todos sobre la red.

datos dispositivos personas iot tendencia

De momento un frigorífico conectado en casa ya habla con el router vía wifi y con el móvil vía bluetooth. Y se prevé un crecimiento elevado en el volumen de datos. Más envíos por minutos, y envíos más pesados. En su libro blanco sobre tendencias de redes, Cisco prevé un tráfico de 396 exabytes al mes.

Para ubicarnos, en 2018 rondamos los 156 EB/mes. Crecerán un 153% en tan solo cuatro años. Esto implica que la red de telefonía ha de adaptarse al nuevo ‘peso’ de los dispositivos que se comunican sobre ella.

El IoT pone a prueba la red de comunicaciones global

Hace tiempo que dejamos de contar los objetos conectados con definición en la cifra del millón. Hoy redondeamos las decenas de millón por simplicidad, y nadie tiene del todo claro cuántos dispositivos hay o habrá. Lo de arriba son estimaciones. Sí sabemos que su número seguirá creciendo en años venideros.

Para responder a esta demanda, la red lleva tiempo adaptándose mediante diferentes estrategias. La mejora constante de los equipos de las estaciones base de telefonía son un ejemplo. Las nueva tiradas de fibra óptica son otro.

En materia de innovación estamos viendo cómo el 5G pronto ampliará notablemente la capacidad de la red. No solo debido a un aumento de velocidad o baja latencia, sino también porque contará con más emplazamientos de telefonía que generaciones anteriores.

A esto se suma la aplicación de innovaciones como la virtualización de red. Este modelo de gestión permite hacer uso de una misma red física y darle un mayor grado de flexibilidad y resiliencia ante grandes demandas y picos ocasionales.

Por Marcos Martínez

Imágenes | iStock/metamorworks, iStock/Scharfsinn86