En sus 20 años de actividad empresarial en Euskadi, Orange ha invertido más de 1.400 millones de euros
diciembre 2, 2019
Orange lanza una evolución de su servicio SD-WAN para optimizar la conectividad de las grandes empresas
diciembre 3, 2019

Qué es una VPN y para qué sirve

que es una vpn y para que sirve

Las redes VPN ayudan en todo el mundo a mejorar la seguridad, conectarse a servicios de fuera del país y facilitar que varias personas compartan una misma red sin siquiera estar juntos. Pero, ¿sabemos lo que es una VPN? ¿Y sacarles partido? En este artículo veremos qué es una red VPN y analizaremos los tres ejemplos de uso más frecuentes.

que es una vpn y para que sirve

¿Qué es una red VPN?

Una VPN es la extensión de una red local (LAN) de forma segura a través de una red pública o no controlada, como internet. Es una forma de construir una red dentro de otra. Esto permite que uno de los dispositivos conectados pueda enviar información al resto de dispositivos dentro de una red privada y, a su vez, dentro de una red pública. Y por esto están cada vez más demandadas.

La VPN, Virtual Private Net en inglés, también conocida en español como red privada virtual (RPV), se ha convertido en una forma interesante de proteger envíos de información, facilitar el trabajo en remoto de forma segura y abrir servidores protegidos. Esto es útil para todos los usuarios, pero con énfasis en el mundo empresarial que busca proteger la información de sus clientes.

Internet es inherentemente inseguro debido a que sus diferentes protocolos no nos protegen durante el trayecto de la información, sino que lo hacen en los extremos de los dispositivos. Por eso se instalan sistemas de defensa y antivirus y tender una VPN que enlace dos dispositivos remotos como si estuviesen conectados por cable está tan demandado. Veamos algunos ejemplos.

La VPN para el envío seguro de información

Desde mi DISPOSITIVO A quiero enviar información al dispositivo DISPOSITIVO B, y hay multitud de formas de hacerlo. Podría, por ejemplo, encapsular la información en un email (Gmail, Outlook), enviarla a través de un servicio de almacenamiento (Dropbox, Mega) o compartirla por un chat (WhatsApp, Telegram).

Todos estas herramientas de terceros trabajan sobre la red pública que es internet, y cada uno ofrece una serie de garantías y vulnerabilidades. Pero hay una forma directa de unir dos dispositivos como si tuviesen un cable físico entre ellos: crear una red VPN combinando nuestras respectivas redes locales LAN. Para ello vamos a necesitar un software especial.

Hay muchas empresas que ofrecen servicios de VPN, pero la idea básica es convertir uno de los dispositivos (por ejemplo, el DISPOSITIVO A) en un servidor. Un servidor no es más que un equipo accesible en remoto. NordVPN, TorGuard, Perimeter 81, ExpressVPN o Hotspot Shield son algunos ejemplos comerciales de este tipo de redes.

Una vez contratado, basta con usar el DISPOSITIVO B para conectarse al DISPOSITIVO A en base a las credenciales que configuremos a través de estas empresas. Ellas serán las encargadas de construir el carril virtual entre dispositivos. De este modo, ambos equipos serán una unidad dentro de la red de redes y compartirán información cifrada entre ellos de forma segura.

La VPN como puerta única a un servidor

que es una vpn

Un segundo uso de las redes VPN es configurar un servidor para admitir únicamente las entradas a través de la misma. Es una fórmula muy interesante a la hora de ‘ocultar’ el servidor. La idea es introducirlo virtualmente dentro de una red privada y establecer las credenciales de la VPN como único punto de acceso.

Una vez hecho, no se podrá acceder a menos que se nos haya dado permiso. Este uso está muy extendido en empresas hasta el punto que las hay que solo conectan sus dispositivos a la VPN de su servidor, limitando o cortando el resto de internet cuando se realiza la conexión. Así se evita que alguien se cuele dentro de, por ejemplo, el CMS de la web.

VPN para cambiar mi ubicación virtual

Uno de los usos más conocidos de las VPN es utilizarlas para cambiar nuestra ubicación virtual sobre el mapa. Esto es muy útil si en nuestro país está vetado determinado contenido. Pensemos, por ejemplo, en aquella vez que quisimos bajarnos el juego Brawl Stars en Nobbot. Como aún no estaba disponible en España pero sí en otros países, nos bajamos una VPN para fingir estar allí.

Para ello usamos la app TunnelBear VPN, que crea un túnel virtual aislado dentro de internet. Es como excavar un túnel entre ubicaciones del plano físico y asomar la cabeza virtual en Francia, Finlandia o Israel. De ahí que se use mucho para sortear la censura. Con una VPN, un ciudadano chino podrá recibir las noticias como si estuviese en Estados Unidos o en Italia.

También se usa bastante para ver contenido en streaming no disponible en nuestro país. Por ejemplo, una serie francesa de Netflix que aún no haya llegado a España. Con una VPN francesa el sistema pensará que estamos allí y nos la ofrecerá como si fuésemos un francés más. Si desactivamos la VPN, dejaremos de ver ese contenido.

Por Marcos Martínez

Imágenes | iStock/Zephyr18, iStock/Photoraidz