Google nos ayuda a detectar terremotos con nuestros móviles
septiembre 15, 2020
Becas Come ON: desarrollo del talento femenino en áreas STEM
septiembre 17, 2020

Qué es la ‘netiqueta’ y cómo usarla cuando se navega por la red

Netiqueta, corrección en internet

Desde la infancia, las personas aprenden a comportarse en sociedad y convivir con respeto. De igual modo, las interacciones en internet requieren de unas normas que garanticen una buena sintonía entre sus más de 4.500 millones de usuarios.

Así nació la ‘netiqueta’, el código de comportamiento en la red. Para todos los que quieren que internet siga siendo un espacio en el que aprender, informarse y divertirse de forma positiva.

Las diez reglas de la ‘netiqueta’

Al comienzo, internet era un espacio limitado a los centros de investigación. Pronto surgieron los foros de debate en los que se intercambiaban opiniones y puntos de vista. Pero la red fue creciendo y, de igual forma, su número de usuarios. Y no todos sabían interactuar de una forma cívica.

En 1994 Virginia Shea publicó ‘Netiquette, obra clave sobre la urbanidad en la red. Shea ofrecía un debate filosófico e incluso legal pero, sobre todo, un decálogo de normas que, a pesar de tener casi 30 años, siguen teniendo vigencia. Son las que se presentan a continuación.

Netiqueta, buenas interacciones entre internautas
  1. “La persona que lee el mensaje es otro ser humano con sentimientos”. Hay que interactuar desde la empatía, sabiendo que el interlocutor, a pesar de no ver su rostro o ni siquiera conocerlo, puede sufrir por una respuesta abusiva. Tratar a los demás con la misma corrección que se quiere recibir.
  2. “Adherirse a los mismos estándares de comportamiento que se siguen en la vida real”. Todas las reglas que los ciudadanos tienen en su día a día offline cuando se relacionan a otras personas son aplicables a las relaciones digitales.
  3. Escribir todo en mayúsculas se considera como gritar y dificulta la lectura”. Y, de forma más genérica, el usuario debe adecuarse al contexto y comunicarse según las normas de cada site. No es lo mismo un foro político que un comentario en la foto de un amigo.
  4. Respetar el tiempo y el ancho de banda de otras personas”. Los mensajes han de ser claros y concisos para que el receptor no malgaste tiempo en entenderlos. Además, no se debe presionar al interlocutor para que conteste de forma rápida. Aunque tampoco respeta la ‘netiqueta’ quien deja un mensaje sin responder.
  5. “Mostrar el lado bueno de uno mismo”. Cuidar el lenguaje y el tono, así como la corrección ortográfica y la sintaxis ayuda a que otros usuarios tengan una actitud más positiva frente a un mensaje.
  6. “Compartir conocimientos con la comunidad”. Tutoriales, cursos online, webinars… Internet es una enciclopedia inagotable. Se trata de hablar de lo que uno conoce, pero también de lo que se ha aprendido de otros, acreditando a su autor.
  7. “Ayudar a mantener los debates en un ambiente sano y educativo”. Por un lado, no fomentar peleas, ni participar en discusiones que no conducen a nada. Por el otro, si se interviene en un debate, hacerlo de forma argumentada.
  8. “Respetar la privacidad de terceros”. Cuando se comparten ordenadores y dispositivos con otras personas, la ‘netiqueta’ exige no leer sus correos, mirar sus archivos o rebuscar entre sus fotos. Es decir, proteger su intimidad.
  9. “No practicar el abuso de poder”. Los usuarios avanzados que conocen mejor programas, aplicaciones y recursos no han de utilizar esa ventaja para aprovecharse del inexperto. Al contrario, deberían usar esos conocimientos para ayudar a los demás.
  10. “Excusar los errores de otros”. Cualquier persona está expuesta a equivocarse. Así que, de nuevo, empatía y reciprocidad: quien hoy juzga a los demás puede convertirse en juzgado al día siguiente.

El documento RFC 1855

La otra gran contribución a la netiqueta fue la del Grupo de Trabajo de Ingeniería de Internet (IETF), que en 1995, escribió un tratado sobre las comunicaciones web. El IETF es una institución sin ánimo de lucro cuyo objetivo es estandarizar los protocolos de la red. En este caso, su documento se enfoca en herramientas concretas.

Respecto al correo electrónico, por ejemplo, explica que no se escriba en un email algo que no se incluiría en una postal, que se respete el copyright del texto y que al reenviar un mensaje no se cambie el contenido del mismo.

En cuanto a las llamadas conversaciones ‘interactivas’, señala que se redacte con signos de puntuación, que se respete el tiempo de respuesta del interlocutor y que se usen mensajes de saludo y despedida para facilitar la comprensión de la estructura.

Netiqueta en transformación

El universo digital no para de evolucionar y las reglas de ‘netiqueta’ se actualizan con él.

En redes sociales, por ejemplo, es común encontrar un apartado sobre las normas de la comunidad para fomentar las buenas prácticas entre usuarios. Facebook prohíbe la violencia y los mensajes que inciten al odio. YouTube ofrece herramientas para denunciar contenido sexual y conductas de acoso. Y TikTok veta expresamente la promoción del terrorismo, las actividades delictivas y los vídeos que muestren maltrato animal.

A nivel general, otras conductas que la ‘netiqueta’ rechaza son el envío de fake news, de cadenas de mensajes llenas de spam y de enlaces potencialmente peligrosos; escribir a los contactos en horas de descanso y permitir las situaciones de abuso y acoso entre usuarios.

Por Noelia Martínez

Imágenes | Wojtek Mich, Brooke Cagle, Jon Tyson on Unsplash